viernes, 13 de enero de 2017

Acerca de los comienzos (segunda entrega): Xanadu (Xanadú) - Robert Greenwald (1980). El comienzo de un proyecto.-


Termino de ver Xanadú y sólo puedo pensar en una pregunta: ¿qué necesidad había? Esta es una de esas películas que están llenas de ideas y todas están mal ejecutadas. En lo personal me deja una sensación extraña, entiendo a quienes la detestan y también a aquellos que la adoran, porque sin ser la peor película de la historia, es muy mala y sin embargo tiene algo así como un pequeño, diminuto encanto, como si uno terminara por contagiarse la alegría con la que fue hecha.-
Xanadú es una película musical que deja poco sin “homenajear” (voy a decirlo así): allí están Cantando bajo la lluvia, Un americano en París, The Bandwagon, Busby Berkley, todo mezclado al ritmo de la música disco y sobre patines en una trama que combina la mitología griega, el esfuerzo de un artista plástico por mantenerse puro en el mundo de las empresas discográficas de los años ‘80s y el sueño de un viejo clarinetista de reencontrarse con su amor perdido en los rincones de un nuevo proyecto comercial.-
Olivia Newton-John encarna a Kira, una musa que llega a California para inspirar al pintor Sonny Malone (un desabrido Michael Beck) a montar una discoteca en un viejo edificio abandonado.-
¿La parte buena de la película? Gene Kelly en el papel de Danny McGuire, un empresario retirado, ex clarinetista y antiguo dueño de un club nocturno allá por 1945. Por cierto, uno de los elementos sobreabundantes de Xanadú viene de la mano de este personaje: Danny es sin dudas el mismo personaje encarnado por Kelly en Cover girl (1944), con algunas pequeñas diferencias (aquel McGuire no tocaba el clarinete y al final sí se quedaba con la chica). Esta es la última película en la que actuó Gene Kelly y si acaso Xanadú tiene un poquito de alma, es gracias a él. Mi momento favorito en la película (si tengo que decirlo rápido, diría que el único que me gusta) es el número que Gene Kelly comparte con Olivia Newton-John, “Whenever you're away from me”, que resulta adorable (está disponible en YouTube, por si alguien quisiera verlo sin sufrir con el resto de la película). Todo comienza en la casa de Danny luego de que Sonny se retira tras haber convenido que el joven se encargará de buscar un edificio para que Danny abra un nuevo club nocturno. McGuire se queda solo con el recuerdo de su antiguo amor perdido hace tiempo y entonces, como siempre que Gene Kelly se queda solo en la pantalla, sucede algo maravilloso: sus recuerdos toman cuerpo, aparece su amada (también personificada por Olivia Newton-John) y baila con él. La coreografía que hacen es prácticamente idéntica a aquella de “You were meant for me”, el dueto romántico que Gene Kelly y Debbie Reynolds comparten en Cantando bajo la lluvia, lo cual me parece un giro encantador de la Historia: en 1952, un Gene Kelly al tope de sus capacidades diseñó un número sencillísimo para permitir que una compañera principiante se luciera; casi treinta años después, resulta evidente que todavía tiene algunos ases debajo de la manga pero que su cuerpo ya no es el mismo, y entonces le vuelve el favor. Aunque más no sea que para ver este diálogo con el pasado, vale la pena ver esta película al menos una vez en la vida.-

4 comentarios:

  1. Tengo vagos recuerdos bañados de purpurina de esta película que la vi hace muchos años en mi infancia. Y sí tengo presente la escena que destacas, precisamente gracias a youtube. Siempre me llamó la atención que Olivia Newton John se convirtiera en un fenómeno siendo la mujer tan sosilla, ¿verdad? Pero quién no ha querido disfrazarse de Olivia en la escena final de Grease... Y me he reído mucho con tu "¿Qué necesidad había?"... pero hasta de una mala película, a veces, se sacan momentos mágicos.

    Besos
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, ¡te juro que se me escapó la expresión cuando terminó la película!
      Yo me decidí a comprar el DVD después de ver ese número en YouTube, es tan encantador que pensé que el resto de la película podía valer la pena, sin importar lo mala que fuera. Y la verdad es que creo que una vez muy cada tanto podría volver a verla...
      Todavía no vi Grease, desde que hablamos de ella a raíz de El teniente seductor no he hecho mi tarea. No conozco la carrera de Olivia Newton-John (habiendo crecido en los '90 y mirando Amadeus y La llamada fatal, escapé de su influencia) pero aquí le viene bien ese aire soso para el papel de musa. Y al lado de Beck, parece Ingrid Bergman, jaja.-
      Besos con purpurina, Bet.-

      Eliminar
  2. Hola Bet: Paso rapidito por tu blog (ya salgo de viaje) para disfrutar de tus opiniones, comentarios de películas que he visto. Si trabaja Gene Kelly para mi es un disfrute haga lo que haga. No soy crítica ni objetiva para opinar. Me gusta o no me gusta. Pero Kelly me encanta, me emociona, lo admiro. Nos volvemos a encontrar a mi regreso.
    Gracias Bet.
    Cariños
    Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Feliz viaje Sara! Esta es la última película que filmó Gene Kelly y es una pena que no aparezca más tiempo en la pantalla... La peli no está a su altura pero creo que demuestra que incluso siendo mayor, le interesaba involucrarse en proyectos modernos, como hizo en su mejor época con su estilo de avanzada. En fin, por suerte nos quedan las películas...
      Un beso, Bet.-

      Eliminar