Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2016

To catch a thief (Para atrapar al ladrón) - Alfred Hitchcock, 1955.-

Hoy comparto con ustedes cinco momentos de Para atrapar al ladrón. Para otros aspectos de esta película pueden consultar mi comentario publicado en "Mi blog sobre Mr. Hitchcock" haciendo click aquí.-
Momento N°1: la rubia hitchcockiana entra en acción.-
Es bien conocida la predilección de Alfred Hitchcock por las protagonistas rubias y el motivo nunca fue mejor explicitado que en mi momento número 1: el beso de Francie (Grace Kelly) a John (Cary Grant). Hitchcock creía que las mujeres rubias proyectan una sensualidad menos evidente y más explosiva que las morochas y ello queda claro en este momento. En las escenas previas Francie es presentada como una joven presumida y distante y aparece mayormente de perfil, lo cual en Hitchcock siempre indica que alguna faceta de la personalidad del personaje en cuestión está aún por revelarse. Sólo se nos regala un plano medio y frontal de Grace Kelly cuando el hielo de Francie empieza a agrietarse frente al desinterés de John y finalmente…

Serie de Fred Astaire y Ginger Rogers (última parte).-

Momento N° 11: romance en cámara lenta.- Carefree (Mark Sandrich, 1938) es una de esas películas en las que el todo es mucho menos que la suma de las partes: mezclados en medio de secuencias enteras que no conducen a nada y de actores/personajes insufribles, podemos encontrar muchos momentos mágicos (si tenemos suficiente paciencia como para esperar por ellos). Uno de esos momentos es un número llamado I used to be color blind que tiene lugar en el subconsciente de Ginger Rogers. Amanda (Rogers) consulta al Dr. Tony Flagg (Astaire), un psiquiatra, a instancias de su prometido (Ralph Bellamy) para tratar su aversión a fijar una fecha para el casamiento. Tony induce a Amanda a dormir para analizar sus sueños y Amanda sueña… con Tony. La nota distintiva de este número es que está filmado en cámara lenta (otro de los experimentos cinematográficos de Astaire), un recurso más que apropiado para reforzar su naturaleza onírica. Y si acaso uno llegara a pensar que ahora sí podrá descubrir los s…

Serie de Fred Astaire y Ginger Rogers (segunda parte).-

Momento N° 6: Fred y Ginger nos llevan al cielo.- Seguramente el número más emblemático de la pareja es Cheek to cheek, momento central de Top hat(Mark Sandrich, 1935). En este punto de la película Dale (Rogers) está convencida de que Jerry (Astaire) es el marido de su amiga Madge (Helen Broderick) cuando en realidad es un amigo de la familia (Jerry por supuesto ignora el error y no logra entender porqué Dale se muestra esquiva). Totalmente confundida por la actitud favorable de Madge, Dale acepta bailar con Jerry. Astaire comienza a cantar nuevamente en medio de una oración como ya había hecho en No strings, número que comenté en el momento N° 5 de esta serie, mientras lleva a Rogers hacia una terraza (¡esas escenografías maravillosas de este período!). Aquí la pareja perfecciona la técnica que había esbozado en sus duetos románticos anteriores (sobre todo Night and day de The gay divorcée) produciendo un verdadero milagro: la seducción, la “cita” al baile anterior compartido (un “due…

Serie de Fred Astaire y Ginger Rogers (primera parte).-

Recientemente completé mi colección de Astaire y Rogers y me dispuse a verlas en orden. Entre 1933 y 1939 el dúo filmó nueve películas para RKO, la mayoría de las veces como figuras principales (rodeados en general de secundarios de lujo) y otras como actores de reparto. Diez años después, volvieron a reunirse frente a las cámaras para una última película (la única que filmaron en Technicolor) producida por MGM: “The Barkleys of Broadway”. Viéndolas por primeras vez en el orden en que fueron producidas descubrí una suerte de universo paralelo en el cual las leyes de la lógica cotidiana no se aplican y pensé en comentarlas en conjunto, que es la forma en que - en mi opinión - deben ser apreciadas.  A continuación les presento la primera entrega de momentos inolvidables.-


Momento N°1: el comienzo de todo.- Flying down to Rio (Thornton Freeland, 1933) es la primera película en la cual Astaire y Rogers aparecen juntos, en roles menores. La película cuenta el triángulo amoroso entre Belinha,…

Citizen Kane (El ciudadano) - Orson Welles, 1941.-

Momento N° 1: el comienzo imposible.- La secuencia inicial de El ciudadano es simplemente brillante, tanto en términos estéticos como argumentales. Visualmente, nos presenta Xanadú (el feudo del protagonista) como un castillo kafkiano inalcanzable e inmutable, siempre en el mismo lugar de la pantalla y desde el mismo punto de vista y tamaño pese a que el entorno cambia y a que vamos acercándonos cada vez más. Luego, nos aproximamos a una ventana y mediante un juego de luces aparecemos en el interior del dormitorio en el que Kane (Orson Welles) pronuncia su célebre última palabra: “rosebud”. Esta presentación no es gratuita y guarda estrecha relación con el argumento de la película en tanto todo lo que sucede después de aquella señal de “Prohibido traspasar” es una perpetua invasión a la privacidad de Kane y sin embargo, hacia el final, nos queda la sensación de que todo lo que presenciamos no fue más que un juego de luces y espejos, una ilusión óptica y que la verdadera esencia de aque…