Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2018

Balance de 2018 y anticipación de 2019.-

Hace exactamente un año les escribí contándoles acerca de mis descubrimientos de 2017 y mis expectativas cinematográficas para 2018. Me resultó muy interesante comprobar cuáles de esas expectativas se cumplieron y cuáles no.-

No hubo mucho cine silente para mí este año, empecé en su momento a ver tanto City Lights como Sunrise pero nunca las terminé, no encontré aún el momento justo para ellas, y The Crowd no me impactó tanto como esperaba (sin embargo, planeo volver a intentarlo, quiero que me guste). Incorporé algunas pelis faltantes de Lon Chaney con una colección que encontré en una tienda de usados y que creí que nunca podría conseguir porque nueva costaba una pequeña fortuna (Ace of Hearts,Laugh, Clown, Laugh y The Unknown están allí y les debo un artículo); descubrí algo (pero muy poco) de Clara Bow (sí devoré una biografía sobre ella, de David Stenn), una de mis pendientes para 2018 aunque nada de Louise Brooks y me perdí por los mares con Greta Garbo y Nils Asther en The Singl…

The Man who Knew Too Much (El hombre que sabía demasiado) - Alfred Hitchcock, 1956.-

Sucede algo curioso cuando uno escribe un blog de cine (o lo intenta) y es que rara vez hay oportunidad de volver a ver las películas que ya comentó. Hoy dejé de lado mi pila de películas pendientes y volví a una vieja conocida: la versión de 1956 de The Man Who Knew Too Much, de Alfred Hitchcock y la disfruté tanto como en los primeros tiempos. En honor a este reencuentro, reproduzco aquí la entrada que publiqué en su momento en Mi Blog sobre Mr. Hitchcock.-
Argumento: La vida de los McKenna (James Stewart, Doris Day y Christopher Olsen) se altera dramáticamente cuando, durante sus vacaciones en Marruecos, presencian el asesinato de Louis Bernard (Daniel Gélin), un hombre al que habían conocido poco tiempo antes. Antes de morir Bernard susurra un secreto de espionaje al Dr. McKenna. Para asegurar su silencio, los malvados Sr. y Sra. Drayton (Bernard Miles y Brenda de Banzie) secuestran al hijo de los McKenna y lo llevan a Londres. Ahora el matrimonio debe rescatar a su hijo e intentar…

Roots (Raíces) - Producida por David L. Wolper Productions, 1977.-

Vuelvo a tomar mi parasol blanco después de un mes de ausencia y en la otra mano traigo no una película sino una miniserie: Raíces. Originalmente emitida en ocho capítulos, fue concentrada en seis de entre 90 y 120 minutos cada uno para su lanzamiento en DVD y relata la historia de Kunta Kinte, un guerrero africano que es capturado por esclavistas apenas completado su pasaje de la infancia a la adultez y vendido como esclavo en Estados Unidos; y de su descendencia hasta la cuarta generación.- En términos histórico-culturales, resulta interesante descubrir que esta miniserie fue un fenómeno masivo en un contexto en donde la segregación racial había sido legal en algunos estados de Estados Unidos hasta hacía muy poco tiempo atrás y en donde la cuestión estaba lejos de encontrar una solución armoniosa (aún se está en eso, de hecho). Y más allá de la disputa legal que se inició sobre la autoría del libro en el cual está basada la miniserie (el autor Alex Haley fue demandado por plagio, pon…

Ryan’s Daughter (La hija de Ryan) - David Lean, 1970.-

Me acerqué a esta película por recomendación de Hildy Johnson que sabe anticipar qué me gustará y qué no, y aún así dudaba. Hasta ahora no había encontrado completamente de mi gusto las grandes superproducciones a todo color de Lean a la vez que me enamoran sus películas intimistas de los años ‘40, particularmente la especial Brief Encounter. En Ryan’s Daughter me encontré con lo mejor de ambos mundos. Por un lado, una película con muchos valores de producción, con un trasfondo histórico con posibilidades cinematográficas (los umbrales del alzamiento de Pascuas en Irlanda en 1916) imponente y larga (206 minutos en la versión que conocemos, mientras que el primer corte de Lean duraba alrededor de 220) pero bien equilibrada y al mismo tiempo, un triángulo amoroso cercano, de esos en los que sentimos que conocemos y entendemos a todos los lados, y una galería de personajes secundarios delineados, muy humanos.- Desde el comienzo sentimos que el entorno jugará un papel esencial en la histor…

The Narrow Margin (Testigo accidental) - Richard Fleischer, 1952.-

Hablando de películas claustrofóbicas… En The Narrow Margin la cámara está literalmente encima de los actores, sufriendo junto con los personajes del limitado espacio que existe en el tren en el que transcurre la acción. Y no por ello deja de moverse, de encontrar nuevas e interesantes maneras de contar con imágenes.- La historia es clásica del cine policial negro: un policía sentimental de dura corteza (Charles McGraw) debe escoltar a una “viuda de la Mafia” (Marie Windsor) hasta la costa oeste en donde la espera el fiscal ante el cual debe atestiguar. Desde el comienzo la misión se presenta como peligrosa y de hecho a los pocos minutos de comenzada la película matan al compañero del protagonista (Don Beddoe), transformando la misión en una tarea de uno solo contra un puñado de villanos muy malos que también se suben al tren. En el medio, el héroe conoce a una rubia de aspecto inocente que viaja junto a su hijo (Jacqueline White) y que podría estar en peligro por su asociación con el …

Smarty (Caprichos) - Robert Florey, 1934.-

Mi recorrido por las películas de Warren William me llevó hacia esta película que genera no poca controversia. El argumento podría resumirse así: Vicki (Joan Blondell) tiene inclinaciones masoquistas. Como no está obteniendo lo que desea de su esposo Tony (Warren William), comienza un juego del gato y el ratón a partir de divorciarse de él, casarse con Vernon (Edward Everett Horton) su abogado, intentar recuperar a Tony y obtener por fin la golpiza que ansía desde el comienzo. Sí… ese es el argumento de la película… Creo que lo más importante para acercarse a esta película es no tomarse la trama en serio. Nadie en la película lo hace, de hecho, y sería un error que uno lo hiciera. Smarty no es un tratado sobre derechos de la mujer ni sobre violencia doméstica. Es una comedia y además pre-code: todo tiene el tono de un episodio del Coyote y el Correcaminos, pero con vestidos de noche y trajes de smoking; casi como una película de Lubitsch alla Warner Bros, con sus bordes sin pulir.- Una …

Dos fotografías.-

Hoy les ofrezco una entrada diferente a las que publico siempre. Estoy nuevamente estancada en uno de esos períodos en los que no logro terminar ningún texto, trabajo un poco en ello pero no avanzo y eso si es que logro comenzarlo; estoy con bastante trabajo y cuando llego a sentarme frente a mi televisor no doy con nada que me inspire lo suficiente como para escribir.- Hoy es mi cumpleaños y decidí celebrarlo - como el año pasado - con uno de mis compañeros de cumpleaños, Antonio Moreno (otros de mis compañeros son George Raft y George Gershwin y me encanta compartir mi cumpleaños con ellos) viendo IT. Seguramente para el fin de semana publicaré algo sobre ella... o tal vez no... De todos modos, el motivo de mi entrada de hoy es compartir una fotografía con la que tropecé en Internet. Está marcada como una fotografía de Willis H. O'Brien, el creador de King Kong, y la verdad es que ignoro si es auténtica o una recreación pero de cualquier manera, esta imagen me conmovió mucho. S…

Sesión doble: Gentleman’s Agreement y Crossfire.-

Gentleman’s Agreement (La barrera invisible) - Elia Kazan, 1947.-
En una entrada reciente mencioné la breve ventana de tiempo que se abrió a fines de la década del ‘40 en el cine hollywoodense, ventana por la cual se colaron películas muy interesantes en cuanto a la crítica social que contienen. Gentleman’s Agreement es una de ellas, poniendo en relevancia el antisemitismo anidado en el corazón de las clases medias y acomodadas de Estados Unidos, en personas que nunca apoyarían abiertamente causas antisemitas porque las consideran repulsivas pero que en su fuero más íntimo comparten los mismos prejuicios.- El periodista Phil Green (Gregory Peck) se muda con su familia desde California a Nueva York y recibe de su nuevo editor la tarea de escribir un artículo sobre antisemitismo. Phil se debate durante días enteros entre distintos enfoques hasta que da con la solución: decide presentarse ante sus nuevos colegas y conocidos como judío y escrutar sus reacciones. Esta estrategia, simple en a…

Dos de médicos falsos: Alias the Doctor y Bedside.-

Alias the Doctor (Su gran sacrificio) - Michael Curtiz, 1932.-

A veces sucede que de la nada te cae sobre la falda una película sobre la que jamás habías oído hablar y que te sorprende a cada momento. Alias the Doctor es una de ellas. Bajo una dirección impecable de Michael Curtiz, cuenta la historia de dos hermanos adoptivos, Karl (Richard Barthelmess) y Stephan Brenner (Norman Foster) que fueron criados como iguales por la madre biológica del segundo (Lucille La Verne) en un pequeño pueblo rural de Austria. La Sra. Brenner es viuda y sueña con que sus hijos cumplan el anhelo de su marido de convertirse en médico. Ambos jóvenes parten el mismo día hacia Munich para estudiar en la Universidad, dejando atrás a su madre y a la hermana biológica de Stephan, Lotti (Marian Marsh) quien a su vez está comprometida con Karl (nadie en la película hace ninguna observación sobre el hecho de que ambos se criaron como hermanos y de que su romance debería resultar al menos incómodo). Karl se convier…

Body and Soul (Cuerpo y alma) - Robert Rossen, 1947.-

Momento Nº 1: Charley regresa a casa.-

Los primeros minutos de Body and Soul son de una economía increíble. Con las primeras tres escenas (que consumen tan solo siete u ocho minutos de película) aprendemos que este boxeador llamado Charley Davis (John Garfield) está atormentado por la muerte de un tal Ben (más tarde descubriremos de quién se trata); que ha recorrido un largo camino desde que era apenas un muchacho en un barrio pobre de Nueva York; que algo ocurrió para que su madre (Anne Revere) y su amada Peg (Lilli Palmer) se distanciasen de él y que ese distanciamiento les duele y todavía los sorprende a todos, no se acostumbran aún a que las cosas estén así entre ellos. Parte del mérito de estas escenas proviene del guión de Abraham Polonsky claro, pero una inmensa parte emana de los intérpretes. Voy a mencionar mucho este punto a lo largo de mi texto porque estoy fascinada con el trabajo de estos actores: la química que existe entre ellos es fantástica y los tres representan con m…