domingo, 17 de diciembre de 2017

Historias con aniversario.-

La semana pasada se cumplió un aniversario peculiar: el 12 de diciembre es el día del fallecimiento de la pobre Marion Crane a manos de la Sra. Bates en Psycho (Psicosis). Esta conmemoración me puso a pensar en las películas cuya acción transcurre en una fecha concreta, no una fecha histórica o Navidad, Año Nuevo, Día de los Enamorados, etc. sino un día cualquiera elegido por los realizadores porque sí. Aquí va mi pequeña selección de aniversarios…

16 de mayo: Trouble in Paradise (Un ladrón en la alcoba) - Ernst Lubitsch, 1932.-


Una vez leí en Internet una frase acerca de esta película y me encantó, así que la robaré. Decía que si una copa de champagne pudiera transformarse en cine, sería “Un ladrón en la alcoba”, indicando que esta película es la suma de todo lo chispeante, sofisticado y divertido que puede obtenerse en la gran pantalla.-
Gaston Monescu (Herbert Marshall) y Lily (Miriam Hopkins), dos ladrones de joyas, se conocen en Venecia un 16 de mayo y deciden unir fuerzas en el crimen y en el amor. La posibilidad de un gran golpe los lleva a introducirse en el entorno de Mariette Colet (Kay Francis), la heredera de una millonaria empresa de perfumes parisina. A partir de allí comienza a tejerse un triángulo amoroso delicioso, que involucra como cuarta y quinta arista a los dos pretendientes de Mariette: François Filiba (el siempre excelente Edward Everett Horton) y el Mayor (Charles Ruggles). El elenco se completa con otro secundario de presencia fuerte, C. Aubrey Smith en el rol de Adolphe J. Giron, el tesorero de la Compañía Colet que tiene algún que otro secretillo en su pasado.-
Esta película encapsula los mejores elementos del estilo Lubitsch: las elipsis representadas en las manecillas de un reloj o en las páginas de una partitura de ópera que avanzan; las sombras y los reflejos en espejos que revelan secretos; las puertas y escaleras utilizadas como elementos narrativos; el ritmo preciso y casi musical de la puesta en escena. Todo se conjuga en una de las mejores comedias del período pre-code y más allá también.-

24 de mayo: Brigadoon - Vincente Minnelli, 1954.-


Tommy Albright (Gene Kelly) y Jeff Douglas (Van Johnson) son dos amigos neoyorquinos en viaje de cacería por Escocia y, perdidos en el bosque, de pronto descubren un pueblo que no figura en el mapa: Brigadoon. Tommy se enamora de la joven Fiona (Cyd Charisse), cuya hermana va a casarse ese día: el 24 de mayo. Intrigado por los misterios de Brigadoon, el héroe descubre que el pueblo desaparece cada noche por cien años gracias a un milagro producido en 1754 para salvarlo de las brujas que asolaban Escocia. Las condiciones impuestas al milagro impiden que Fiona abandone el pueblo para unirse a Tommy, pero su amor puede realizarse si Tommy se queda en el pueblo… claro que ello implicaría abandonar su vida (incluyendo la prometida que espera en casa).-
Brigadoon es muy efectiva en contar la historia de amor entre Tommy y Fiona a través de dos números musicales encantadores entre Gene Kelly y Cyd Charisse (su mejor compañera, si me preguntan) y también logra gran emoción en el número que representa el momento de peligro del pueblo. Sin embargo, tiene el tono oscuro de otros musicales de su época, la desesperación de Tommy y el escepticismo y el alcoholismo de Jeff son elementos bastante pesados aún cuando resulten aligerados por la historia de amor. La estética de la película contribuye a este tono: impedidos de filmar en escenarios naturales, Minnelli y Kelly debieron conformarse con montañas pintadas y bosques artificiales. Este contexto, lejos de disminuir la calidad de la película, resalta el lirismo de la historia. Pero así como todo parece una hermosa ilusión de amor (y la película de verdad es muy hermosa), hay un poco de tristeza y de muerte en el largo sueño de cien años que duerme Brigadoon.-

11 de octubre: It’s Always Fair Weather (Siempre hace buen tiempo) - Gene Kelly, Stanley Donen, 1955.-


Ted Riley (Gene Kelly), Doug Hallerton (Dan Dailey) y Angelo Valentine (Michael Kidd) son tres soldados que vuelven de combatir en la II Guerra Mundial luego de pasar cuatro años como hermanos. Antes de retomar su vida de siempre, prometen reencontrarse diez años después, el 11 de octubre de 1955. Los tres se presentan a la cita, sólo para descubrir que ninguno de ellos alcanzó sus sueños de juventud y que cada uno desprecia a los otros dos y a sí mismo.-
Hablando de musicales oscuros… Si Brigadoon es un bello pero triste poema de amor, It’s Always Fair Weather es un cuento urbano sobre la vida en los años ‘50. La inserción de la TV en la vida cotidiana, el regreso de la guerra, un divorcio en ciernes, las mafias del deporte, el desgaste de la amistad y las mujeres “con carreras” conforman el paisaje de la película.-
Kelly y Donen se valen de reducciones de la pantalla, solucionando el problema que significó para los directores la incorporación del sistema Cinemascope en cuanto a los primeros planos. Además, sacan el mayor provecho posible de la pantalla ancha, recurriendo a coreografías que aprovechan el espacio (atención al número de Cyd Charisse con un grupo variado de boxeadores o al de Gene Kelly sobre patines) y a escenas con pantalla dividida que permiten mostrar a los protagonistas juntos a la vez que aislados, reflejando exactamente su estado interno.-
Uno de los aspectos que más me gustan de esta película es que en el final no presenta la resolución total de los conflictos, sino que nos deja con los protagonistas plantados frente a nuevos desafíos. Dan Dailey, en especial, se roba el final cuando Doug llama por teléfono a su esposa y descubre que ella ha desistido del divorcio: la felicidad emocionada que muestra en tan pocos segundos es una de las bellezas de esta película.-

4 comentarios:

  1. Guauuu, ¡me encantan los días elegidos! Qué buen artículo, querida Bet. Cómo lo he disfrutado.
    Brindo contigo con nuestras copas de champán en Brigadoon y, pero, de pronto, regresamos de nuestro viaje ¡a los años 50 en Nueva York!... y nos perdemos por sus calles.

    Beso
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Minnelli no es muy benévolo con la Nueva York de los '50, pero ¡consideralo una cita! Siempre que no sea la Nueva York de Lumet, yo me anoto, jaja.-
      Te mando un beso enorme como siempre, Bet.-

      Eliminar
  2. Cualquier excusa es buena para hablar de las películas de Lubitsch o de Gene Kelly. No recuerdo haber visto el primer título que has comentado, así que la buscaré para ver si es tan genial como "Ser o no ser" o "Ninotchka".

    Me encantan las películas de Gene Kelly. Cualquiera. Era un actor que derrochaba talento, energía y simpatía.

    Un saludo para Bet y tambien para Hildy, que aunque no hemos cruzado ningún mensaje, he visto que es asidua de los comentarios de este blog.

    Felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Mainardo, muchas gracias por tu mensaje.-

      "Un ladrón en la alcoba" es una película absolutamente deliciosa. Tal vez no tenga una emoción tan profunda como "Ser o no ser" o "Ninotchka", pero sí tiene ese "toque Lubitsch" en estado puro de su período pre-code. Pertenece a la familia de "El teniente seductor" y "Una hora contigo", aunque con más sofisticación. Mis conocimientos no alcanzan para dar una categorización más precisa, sólo puedo decirte que es maravillosa y que seguro que la disfrutarás.-

      Y ¿qué decir de Gene Kelly? A él le debo mi amor por los musicales, que llenaron mi pantalla durante unos dos años hace un par de años atrás, cuando "descubrí" el género (sí había visto musicales antes, pero estaba convencida de que los detestaba en su conjunto) y casi no miré otra cosa por dos años. Coincido plenamente con tu opinión acerca de él, y te agregaría que además era un gran director y sobre todo, un coreógrafo magnífico. Creo que tomó la posta donde la había dejado Fred Astaire (con su estilo opuesto al de Busby Berkeley) y le inyectó toda esa energía, abriéndole la puerta a todo lo que vino después, Bob Fosse incluído. Tal vez esté exagerando, pero creo que no hubiéramos tenido "Cabaret" y "All that Jazz" de no haber existido "Un americano en París" y "Cover Girl".-

      Te deseo muchas felicidades y no dejes de pasarte por el blog de Hildy, que ya es palabras mayores. Su blog es una suerte de enciclopedia para mí, es fuente de consulta y de referencia permanente. Te dejo el link:
      http://hildyjohnson.es
      Un abrazo grande, Bet.-

      Eliminar