jueves, 18 de enero de 2018

King Kong - Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack (1933).-



“La bestia era ruda. Podía comerse el mundo, pero
la bella lo conquistó. Se ablandó, olvidó su sabiduría
y se lo comieron”
Carl Denham (Robert Armstrong)


Momento Nº 1: la Depresión.-
King Kong es una historia no sólo sobre aventuras y ambición, sino también sobre la Depresión. Este tema, si bien no es central durante el desarrollo de la película, sobrevuela la trama como una fuerza que hace avanzar la historia. Cuando comienza la película tenemos a un director de cine aventurero, Carl Denham (Robert Armstrong), que sale por las calles neoyorquinas a buscar una mujer que pueda protagonizar su próxima película. Su primera parada es en un albergue de mujeres, en donde varias damas hacen fila para entrar y recibir refugio, un plato de sopa y un café por la mañana. Al no encontrar lo que busca, Denham se acerca a un puesto de frutas en donde descubre a Ann Darrow (Fay Wray), una joven desfalleciente que está a punto de robar algo para comer. Denham lleva a Ann a una cafetería y le propone seguirlo en su aventura cinematográfica, lo cual ella acepta entre fascinada y agradecida. Hacia el final de la película volvemos a encontrarnos con la Depresión cuando Ann y su prometido John Driscoll (Bruce Cabot), habiendo sobrevivido a la Selva, se exponen nuevamente al peligro con la ilusión de ganar suficiente dinero como para casarse. Estas escenas (en especial las primeras), ponen los pies de la película bien firmes sobre la tierra y hace mucho por la economía del argumento: no hace falta que se nos expliquen los motivos por los cuales Ann está dispuesta a dejar la ciudad con rumbo desconocido, siguiendo a un hombre extraño. Nuestra imaginación acerca de las penurias de esta joven completa el blanco en la trama mucho mejor que cualquier escena expositiva.-


Momento Nº 2: la prueba de cámaras.-
Una vez a bordo del buque que debe llevarlos a destino, Denham se dispone a hacer una prueba de cámaras con Ann. Mirar hacia abajo y hacia arriba, sonreir, etc. El propio director acciona la cámara y cuenta la historia de por qué, cansado de camarógrafos cobardes, decidió prescindir de ellos. Una de las pruebas requiere que Ann “descubra” algo temible a gran altura, algo tan horroroso que incluso le impide gritar hasta que se cubre los ojos. Bueno… había leído que Wray fue apodada “la reina del grito”, pero aún así esta escena me tomó por sorpresa. Me resulta tan conmovedora, y no solo por el grito en sí mismo, sino por toda la preparación que le antecede (Wray comenzó su carrera en el período mudo y sin dudas sabía cómo transmitir emoción con sus gestos). Creo que esta escena es un buen ejemplo de algo que Wray hace a lo largo de toda la película y es comunicar más de una emoción al mismo tiempo: terror, fascinación y un poquito de ambición también, todo cruza por su rostro. Esta prueba de cámaras es también un pequeño ejemplo de cómo la película construye su tensión. Permanentemente se nos indica que algo fascinante está por suceder y aunque durante muchos minutos no vemos nada, se nos prepara para ese momento en que ya no podremos desviar la mirada.-


Momento Nº 3: la llegada a la isla.-
Por fin el buque llega al destino fijado por Denham: una isla que no figura en los mapas y cuya población vive sometida por la presencia de Kong, una presencia poderosa a quien mantienen alejada de la aldea por medio de una muralla. Los viajeros llegan en medio de un rito de sacrificio a Kong, en el cual le ofrecerán una joven por “novia”, pero arruinan la ceremonia con su sola presencia. El jefe de los nativos (Noble Johnson), deslumbrado por los rubios cabellos de Ann, ofrece sin éxito cambiar seis de sus mujeres por ella. Finalmente, los viajeros se retiran, dispuestos a explorar la isla más tarde.-
Esta escena es impresionante en su nivel de espectáculo y en su economía narrativa. Una mirada a esta población alcanza para comprender que no tienen una gota de crueldad, es evidente que no disfrutan del sacrificio que están a punto de ofrecer, de hecho parece ser una cuestión de rutina para ellos y la presencia de niños y mujeres da un tono familiar a la ceremonia. Incluso la muchacha que será entregada expresa una mezcla de resignación y de sentido del deber. Todo en esta escena nos habla de una ceremonia largamente repetida, de algo que los habitantes de la isla “tienen que hacer” para mantener a Kong aplacado. Esta normalidad contrasta con la actitud de los nativos cuando entregan a Ann (a quien secuestran del buque) y al mismo tiempo de alguna forma los disculpa: no logro condenar a los nativos por poner a Ann en peligro, sabiendo que con ello tal vez logren contentar a Kong para siempre y así podrán vivir a salvo.-


Momento Nº 4: el gran combate, Kong vs Rex.-
Uno de los mayores valores de esta película es la maestría de sus efectos especiales. Animación cuadro por cuadro, proyecciones traseras, uso de marionetas gigantes son solo algunos de los efectos utilizados. Y los efectos de sonido completan el resultado (desconozco si esta es la primera película en la que se escuchó el rugido de un dinosaurio, pero es al menos una de las primeras, de modo que gran parte de lo que hoy asumimos como tal, llegó hasta Jurassic Park directamente desde King Kong). La escena en la que mejor se exponen estas bondades es el combate entre Kong y un Tiranosaurio Rex. Es una escena emocionante y no solo por la acción en sí, sino que también me conmueve la gran cantidad de esfuerzo que demandó la animación y su alto grado de detalle. En todas las escenas con efectos se encuentran detalles increíbles que no fueron ahorrados por el equipo de Willis H. O’Brien, en pos de la complejidad visual y la belleza de esta película. Encuentro que este empeño fue reconocido por los directores/productores en los títulos del comienzo, en los que el equipo técnico figura inmediatamente después del nombre de la película, mientras que los nombres de los actores aparecen al final.-


Momento Nº 5: Kong.-
Es difícil elegir un momento de Kong en la película. Este personaje, aunque animal y animado tiene alma. Desde su primera aparición, con un primerísimo primer plano que llena toda la pantalla (imagino lo que habrán experimentado las audiencias de 1933) hasta su triste final, Kong demuestra que es el personaje más complejo y de sentimientos más profundos. Resulta enternecedor en su inocencia (cada vez que acaba con alguna de las fieras que intentan atacarlo, Kong queda decepcionado como un niño al que se le rompió su juguete favorito) y es inevitable ponerse de su parte en esta lucha sin descanso que vive contra todas las criaturas de la selva (y de la ciudad).-
En realidad, Kong no está solo en su humanidad. Una de las bellezas de esta película es que todos los personajes se sienten reales a través de pequeños detalles, los directores por ejemplo se demoran en mostrar cómo Denham y la tripulación del buque planifican el rescate de Ann o cómo simplemente aguardan pasivamente mientras Ann y Driscoll corren desesperados por la selva. En cualquier caso, Kong es definitivamente el héroe de la película y en un sentido, King Kong cuenta la historia de un amor fou, un amor desgraciado que destruye a quien lo experimenta. O como diría Denham “la bella mató a la bestia”.-

7 comentarios:

  1. Me gusta mucho el análisis que has realizado, y sobre todo estoy de acuerdo en que el secreto de la película, está en el alma y la complejidad de la bestia, de Kong. Y en ese amor fou que protagoniza con la bella. Todo delicadeza.

    Beso
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Hildy, venía dándole vueltas a King Kong. Compré el DVD hace un año pero nunca lo había visto hasta ahora y debo decir que me sacó de mi apatía estival. Quedé maravillada por esta bestia y por la complejidad de la película, de la cual esperaba otra cosa (en verdad, pensé que me iba a encontrar con una película plagada de efectos visuales arcaicos, y tuve la agradable sorpresa de descubrir una bella obra).-
      Te mando un beso grande, Bet.-

      Eliminar
  2. Esta es de esas películas que con el paso del tiempo se han convertido en algo más. La imagen de King Kong y la chica sobre el Empire State con los aviones a su alrededor se ha convertido en un icono, no solo de la historia del cine sino del imaginario colectivo de nuestra cultura.

    Coincido plenamente contigo en que al principio de la película se ha advierte un escenario de crisis económica. Sin embargo, yo veo un contraste entre el principio y el final, como si durante el viaje de los protagonistas la situación económica hubiera mejorado. Aparte de que las escenas transmiten una situación de mayor prosperidad, solo hay que pensar que el teatro en que se exhibe a King Kong está abarrotado de gente que ha pagado una entrada por un espectáculo que no sabe lo que es.

    No me extraña que a esa actriz la denomiraran "la reina del grito". Desde la mitad de la película en adelante, F. Wray prácticamente se la pasa gritando, cosa que a King Kong no parece importarle por cierto. Si yo fuera feminista estaría indignado con la injusticia que supone que el grito de Tarzan se haya convertido en un mito y los gritos de la chica de King Kong, no. Bromas aparte, hay un detalle que sí se puede enfocar desde una perspectiva de género. Los dos hombres que tienen una relación directa con ella, el director y el marino, comienzan teniendo actitudes muy misóginas. El primero declarando que si fuera por él no haría falta incluir mujeres en una película de aventuras. El segundo, considera a las mujeres un estorbo en un barco. Ambos acaban teniendo una actitud totalmente diferente hacia la chica (y yo entiendo que por extensión hacia las mujeres). Si a esto unimos lo que claramente se nos dice varias veces en la película de "La bella y la bestia", parece claro que uno de los temas que acompañan a la aventuras es el efecto que tiene la belleza (en este caso en los varones). En el caso del director, la belleza artística, en el del marino la belleza amorosa y en el de Kong, es la belleza más pura porque yo al gigante lo veo como un niño grande que se encapricha de su pequeño tesoro.

    Desde nuestro punto de vista actual en el que podemos dragones realizados con un nivel de detalle increíble, los efectos especiales son un poco arcaicos pero es verdad que los combates de Kong contra todo tipo de bichos jurásicos son terroríficos y aún así son mejores que los que haría Ed Wood 20 años después (Ja!).

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis recreaciones favoritas de esa escena de King Kong son una portada de The New Yorker que muestra una audición de gorilas para King Kong (la imagen puede verse buscando en Google) y una caricatura de King Konk leyendo un libro en la punta del Empire State que tengo en un prendedor que compré en una librería (esa no la encontré en Google y no sabría cómo hacerle llegar una foto, pero es muy bonita).-
      Debo decir que no he advertido la cuestión de género en la película, no siendo una persona muy atenta a los temas feministas aún a traición de mi propio género. Yo creo que Denham se rehúsa a caer en el lugar común (en el que sí caen Cooper y Schoedsack, qué curioso) de incluir una historia de amor para que la película sea más interesante; no tanto a tener mujeres en sus películas. Lo veo más como una crítica a la industria y a la crítica que como un comentario misógino. En cuanto al marino, creo que es más bien un estereotipo del hombre rudo que tal vez fue defraudado por una mujer en el pasado.-
      Jaja, pobre Ed Wood. Sólo una vez vi una de sus películas, sí tengo más presente el afectuoso homenaje de Tim Burton en el que uno de los personajes lucha con un pulpo inflable en un charco de agua, es impagable.-
      Un beso, Bet.-

      Eliminar
  3. Amiga Bet

    ¿Has visto el remake de "King Kong" de 2005?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querido Mainardo, perdón por la demora en contestar. No, no he visto la remake de 2005. Tal vez sea buena, pero cada vez con mayor frecuencia tiendo a huir de las películas actuales que se presentan como llenas de efectos visuales. ¿Vale la pena?
      Un beso, Bet.-

      Eliminar
  4. Al remake de 2005 llegué después de escuchar un audio en el que unos chicos hablaban sobre las distintas versiones de "King Kong" en el cine. Por supuesto hablaron sobre la original que tú has comentado y también hablaron principalmente de las versiones de 1976, de la de 2005 y de la última que se hizo en 2017.

    Me animé a ver la de 2005 por la dirección de Peter Jackson y porque me interesó lo que decían de ella en el audio, a pesar de que también expresaron muchas objeciones sobre la película.

    Es difícil recomendar una película que supera las tres horas. Para mí ese es uno de los defectos que tiene. Otros de los defectos es que abusa de las escenas de acción, tanto en cantidad como en espectacularidad. Como dijo una crítica de esta película "es tan entretenida que le sobra entretenimiento".

    Sin embargo, las cosas buenas que tiene la película son muy buenas y hacen que merezca a mi juicio una oportunidad. Para empezar, se trata de un homenaje a la película original, mantiene su esquema y hay constantes referencias y guiños (incluso se incluye una secuencia que se había eliminado de la original antes de su estreno, la del pozo de las arañas). Al principio, se desarrollan un poco más los personajes de C. Denham y de Ann Darrow y la parte de la isla tiene mayor peso en la película que en la original. Los indígenas son mas terroríficos y Naomi Watts (Ann) interacciona con Kong mucho más que Fay Wray.

    Para quienes no han visto nunca A "King Kong" en el cine no es una mala forma de iniciarse aunque vuelvo a recalcar que la peli es un poco larga. Y para quienes conocen ya la historia se disfruta bastante reconociendo los momentos míticos.

    Saludos

    ResponderEliminar