Ir al contenido principal

Entradas

Proyecto Cary Grant Nro. 1: Sinners in the Sun (Pecadores sin careta) - Alexander Hall, 1932.-

La primera película de Cary Grant fue This is the Night , que ya he comentado en este espacio. El mismo año Grant apareció en esta película protagonizada por Chester Morris (un actor muy activo durante los años ‘30 y ‘40 que luego migró a la pantalla chica) y una Carole Lombard que aún no había encontrado su registro de comediante. Sinners in the Sun se hace muy cuesta arriba si uno la mira solamente con el ojo puesto en Grant, porque éste recién aparece en el minuto 46 de película por una escena y luego vuelve unos diez minutos antes del final por otra escena, y no recibe siquiera un primer plano. Eso es todo, de modo que conviene no esperar su intervención conteniendo el aliento. Ahora bien, la película como un todo tiene mucho interés, especialmente una vez que pasa el primer acto.- Doris Blake (Carole Lombard) trabaja como modelo para un exclusivo diseñador y anhela casarse con su novio Jimmie (Chester Morris)... siempre y cuando éste monte su propio negocio como mecánico antes.
Entradas recientes

Man, Woman and Sin - Monta Bell, 1927. Y un breve anuncio.-

  Creo, si la memoria no me falla, que esta era la única de las películas de John Gilbert que aún existen que me faltaba ver y afortunadamente, algún alma caritativa la subió al ciberespacio. La versión que pude ver no tiene banda musical añadida, pero la calidad de imagen es bastante buena y permite disfrutar de la película sin problemas.- Man, Woman and Sin fue estrenada en 1927 después de The Show y Twelve Miles Out y antes de Love , todas ellas películas que presentan a Gilbert en pleno modo “gran amante de la pantalla de plata”. En este contexto, Man, Woman and Sin se presenta como una rareza más en la categoría de The Big Parade , es decir que nos propone un Gilbert cándido que no sólo era un gran héroe romántico sino esencialmente, un gran actor.- Aquí encarna a Al Whitcomb, un muchacho que creció en la más absoluta pobreza y cuya única ambición es poder comprar una casa para él y su madre (Gladys Brockwell). Al consigue trabajo en la imprenta de un periódico y a fuerza de p

Laugh, Clown, Laugh (Ríe, payaso, ríe) - Herbert Brenon, 1928.-

Esta película nos propone a un Lon Chaney un tanto diferente al habitual. En este caso no encarna a un villano terrible o a un hombre taciturno o marcado por la tragedia sino que es Tito, un payaso que recorre los pueblos italianos junto a su colega Simon (Bernard Siegel) dando alegría a los campesinos. El propio Tito es un tipo feliz y generoso, hasta el punto en que cuando encuentra a una niña abandonada no duda en tomarla bajo su cuidado, mientras que Simon propone entregarla a un orfanato bajo el lema de que “las mujeres traen mala suerte”. La  postura de Tito prevalece y así Simonetta (como Tito bautiza a la niña para ganar el favor de Simon) se suma a la pequeña familia ambulante que conforman los dos payasos. Varios años después Simonetta tiene el rostro de una jovencísima Loretta Young y Tito la ha entrenado para incorporarse al acto, como equilibrista. La casualidad hace que Simonetta conozca al apuesto Conde Luigi Ravelli (Nils Asther), justo cuando Tito descubre que ama a la

En busca de la inspiración perdida…

  ¡Hola! Paso rapidito por aquí porque siento que tengo este espacio un poco abandonado. Pero aquí estoy. No me he ido a ninguna parte. Abril no fue un buen mes para mí, todas mis rutinas se fueron al tacho y casi no tuve voluntad para sentarme frente a la pantalla para ver cine. Lo único que se mantuvo firme fue la lectura, por suerte, pero no mucho más que eso.- Ahora estoy decidida a recuperar mi inspiración y la buena noticia es que este fin de semana miré dos películas, lo cual no hacía desde hace mucho tiempo. Con un poco de suerte, estaré pronto de regreso con nuevas reseñas para compartir. ¡Hasta entonces!

Páginas de celuloide, del papel a la pantalla: 1984, Michael Radford - 1984.-

Atención: en este texto voy a cometer algunos spoilers , tanto de la novela como de la película, por lo que si no han leído ni visto esta historia  tal vez prefieran no continuar leyéndome. Los espero en la próxima.- 1984 de George Orwell es una de esas novelas que han pasado a formar parte del imaginario colectivo y sobre las que uno tiene una somera idea, aunque nunca las haya leído. Eso al menos es lo que me ocurrió, cuando me dispuse a leerla por primera vez a comienzos de este mes, creí que sabía más o menos de qué se trataba pero resultó que no tenía verdadera idea. Ahora han pasado varios días desde que terminé de leerla y aún me ronda en la cabeza la atmósfera opresiva de la historia y mil ideas en torno a los personajes y eventos descritos. Inevitablemente, quise saber si se habían filmado adaptaciones cinematográficas y resulta que sí, existen dos versiones en cine (más un puñado de versiones para televisión que no he visto), la primera de 1956 y esta que traigo hoy. He visto

De sueños, fantasmas y viajes en el tiempo. Amores con magia (última parte).-

The Lake House (La casa del lago) - Alejandro Agresti, 2006.- Esta es la otra película que quería incluir en una serie sobre romances con elementos fantásticos y de alguna forma a partir de aquí (y de Somewhere in time ) fueron reuniéndose estos amores con magia. Me encanta esta idea de un amor desarrollándose en tiempos paralelos que por alguna falla metafísica se conectan con una fuerza suficiente como para torcer el destino (y sí, tal vez una cierta chica del parasol blanco haya fantaseado alguna vez con la idea de vencer el tiempo para rescatar a alguna figura trágica… ejem).- Aquí, la Dra. Kate Forster (Sandra Bullock) comienza a intercambiar correspondencia con un arquitecto llamado Alex Wyler (Keanu Reeves) a través del buzón de una casa de cristal montada sobre un lago, casa en la cual ambos vivieron en diferentes momentos. La particularidad del intercambio radica en que mientras ella está en el año 2006, él está en 2004. Alex y Kate pronto se enamoran y planean encontrarse en

Quinto aniversario de La Chica del Parasol Blanco.-

Este pequeño rincón del ciberespacio está cumpliendo cinco años el día de hoy y tras descartar varias ideas de cómo podía celebrarlo (comentando tal película, lanzando tal serie de artículos) decidí hablarles directamente y dejar las reseñas para otro día.- Algunos sabrán (y los que no, se habrán dado cuenta a través de mis textos) que no tengo formación en análisis de cine, simplemente amo ver películas desde que tengo uso de razón. Y amo hablar sobre películas, de modo que eso es lo que intento hacer aquí: lanzar algunas ideas de mayor o menor profundidad que puedan servir como inspiración para la conversación o para seguir descubriendo más películas. Desde ese lugar y por esa causa sigo aquí, sentada frente a mi teclado, escribiendo después de cinco años. Y no siempre es fácil. Porque muchas veces la inspiración no llega, porque paso por períodos en los que no tengo la concentración necesaria para ver una película y me limito a mirar, porque a veces tengo miles de ideas pero soy mu